Home

     «El pequeño pueblo bassardiano de enamorados fusionales, de pájaros raros, de mamíferos atontados, de árboles mágicos, de casas abiertas como corazones y móbiles como barcas, no ha dejado de seguir con su viaje contemplativo entre los sueños que el artista nos ofrece compartir. Pero esta coreografía intimista ha conquistado continentes de materias primas inéditas – « marouflage » (colocaciones de un lienzo pintado a una pared para ser utilizado como un mural), sobre todo, y técnicas mixtas audaces – tales como las grandes playas sobre papel negro en la cuba. El cumplimiento de las formas opera, aquí, con toda evidencia, con la renovación del espacio y la construcción de nuevas estructuras – así pues, la simbología de las figuras gana todavía más en potencia de sugerencia.«

                                       – Claude Louis-Combet